Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Dieta vs Colesterol

La reducción de la ingesta dietética de colesterol se recomienda para mantener una buena salud en general y cuidar sobretodo a su corazón . Algunos consejos básicos a continuación:

Limitar los siguientes alimentos en su dieta:

– Las grasas, especialmente grasas saturadas.
– Todos los alimentos que contienen aceites vegetales parcialmente hidrogenados (la mayoría de las margarinas y productos horneados.
– Lácteos grasos, como la leche entera, quesos elaborados con leche entera, mantequilla, yemas de huevo, la crema agria.
– Aceite vegetal y la manteca de cerdo.
– Carne vacuna, especialmente los cortes más grasos.
– Alcohol.
– Los productos a base de azúcares refinados y harinas.

La mayoría de las grasas animales y las grasas hidrogenadas son sólidas a temperatura ambiente, y tienen más de las LDL, o sea, de colesterol “malo”. También conocido como “grasas trans”, estas son las grasas que debe evitar. Mire cuidadosamente los ingredientes de las etiquetas con las palabras “hidrogenado” o “grasas trans”. Los alimentos más comunes con las grasas trans son las galletas, tartas, pasteles, patatas fritas, aperitivos y conveniencia. Estos alimentos también contienen azúcares refinados y harinas, haciéndolos doblemente malos para los niveles de colesterol.

En su lugar, utilice los siguientes:

– Las frutas y verduras, la mayoría de los cuales no tienen colesterol, y que ayudan a reducir los niveles de colesterol.
– Panes integrales y cereales.
– Baja en grasa o leche descremada, yogur, crema agria y queso.
– Aceite de canola o aceite de oliva extra virgen.
– Pollo, pavo y pescado sin piel.
– Legumbres y frutos secos.
– Ajo

Los alimentos ricos en fibra tienen la ventaja adicional de ayudar a absorber y eliminar el colesterol de los intestinos. Las frutas y verduras, cereales integrales, legumbres y frutos secos son ricos en fibra. Algunas frutas, como cítricos, manzanas, arándanos y moras son ricas en pectina, además de ser  especialmente buenas en la reducción de los niveles de colesterol.

La Puesta en Práctica

Un cambio de hábitos de vida y la alimentación puede ser muy, muy difícil, especialmente si los hábitos son hábitos adquiridos durante toda la vida. Una forma de ayudar a implementar estos cambios  es empezar poco a poco. Establecer un objetivo pequeño, a corto plazo, tal como el cambio a productos lácteos bajos en grasa y pan integral. Cuando eso se convierte en hábito, y el paladar se aclimatiza a los nuevos sabores, hacer otro pequeño cambio, como la adición de frutas y verduras a la dieta. A continuación, tratar de eliminar gaseosas, cambiándolas  por  agua, aguas saborizadas sin azúcar y bebidas no carbonatadas.

El cambio más difícil para muchas personas es la eliminación de los azúcares refinados y harinas de la dieta. Estos últimos pueden ser muy adictivos, dando al cuerpo una ‘fiebre del azúcar ” que puede ser difícil dejar de consumir al principio. Un primer paso consiste entonces en cambiar a otro tipo de harinas, como ser las de grano entero, y luego cambiar el azúcar por sucralosa como ser el edulcorante Splenda.

Haga pasos pequeños  y sea paciente, esperando que el cambio se haga más fácil con el tiempo. Esto puede tomar uno o dos años, pero con el tiempo, la persistencia dará sus frutos, y una dieta más sana  será un nuevo hábito.