Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Alimentación con brackets

El cuidado de nuestros dientes y alimentación durante la etapa de usar frenillos, aparatos, brackets, ortodoncia, como tú los llames, es fundamental para que todo vaya “viento en popa”, entonces, hay que seguir unas recomendaciones básicas respecto de la alimentación e higiene dental. De lo contrario, podemos demorarnos más de la cuenta usando los frenos o no obtener el cambio deseado.

Antes que nada, evitemos jugar con los alambres porque podemos inflamar nuestras encías y mover los brackets. Si ello ocurre, hay que llamar de emergencia al dentista para que los ajuste nuevamente, aunque la presión produzca un poco de dolor al principio (que pasa con un buen analgésico y cera para ortodoncia).

Consejos en la alimentación:
¿Qué no debemos comer? en la lista de prohibidos se pueden incluir:

  • Pop corn,
  • Caramelos duros o pegajosos,
  • Chicles,
  • Tostadas o panes duros,
  • Maíz en mazorca,
  • Huesos,
  • Hielo,
  • O algún objeto duro (lapiceros, ganchos, etc.)

Las frutas y vegetales no son un problema mientras estén pelados y cortados en rodajas. Y hay que disminuir el consumo de pasteles, helados, galletas y bebidas azucaradas.

Inmediatamente después de cada comida (así sean bocadillos) hay que cepillar los dientes con movimientos circulares y teniendo cuidado de no raspar muy fuerte las encías. Dejar de limpiar la dentadura también causa irritación, mal aliento y es perjudicial para el tratamiento.

Ya que la puesta puede causar algo de dolor -que solo es durante los primeros días-, al principio es aconsejable comer alimentos suaves, como sopa o gelatina y probar con otros alimentos a medida que nos vayamos sintiendo cómodos. Una buena manera de aliviar la molestia es enjuagar la boca con agua tibia con sal. Eso basta para que a nuestras encías y cachetes se les vaya la hinchazón.