Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Alimentos cocidos en una Dieta Cruda

¿El cambiar hacia una dieta de alimentos crudos significa no comer alimentos calientes otra vez? No, no significa eso. A veces quiere algo caliente. La comida caliente siempre ha significado la comodidad para muchos de nosotros. Y en un día frío, lluvioso, palitos de zanahoria o jugo de pasto de trigo probablemente no será suficiente para la mayoría de las personas.

La mayoría de los alimentos crudos, como nuestros cuerpos, es muy perecedero. Cuando los alimentos crudos están expuestos a temperaturas superiores a 118 grados, empiezan rápidamente a desvanecerse y quebrarse, al igual que nuestros cuerpos si tuviéramos una fiebre muy alta. Uno de los componentes de los alimentos con los cuales ocurre esto son las enzimas. Las enzimas ayudan a digerir los alimentos. Las enzimas son proteínas, y tienen una estructura muy específica de 3 dimensiones en el espacio, sin embargo una vez que se calientan muy por encima de 118 grados, esta estructura puede cambiar.

Para clarificar mas este termino, se puede decir que las enzimas son proteínas que se producen en el interior de los organismos vivos y que están especializadas en favorecer o hacer posible reacciones específicas del metabolismo. En general, se pueden clasificar de un modo práctico en tres grupos:

– Digestivas. Permiten que nuestro organismo aproveche eficazmente los nutrientes de los alimentos que conforman la dieta. Estas enzimas son secretadas a lo largo del tubo digestivo.
– Metabólicas. Se producen en el interior de las células del cuerpo y contribuyen a la eliminación de sustancias de deshecho y toxinas, intervienen en procesos de obtención de energía, la regeneración de las células y en el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico.
– Dietéticas o enzimas de los alimentos. Forman parte de la composición de alimentos crudos; la mayor parte de las enzimas se destruyen por la acción del calor. Favorecen los procesos digestivos y el funcionamiento de las otras enzimas. (Fuente: www.consumer.es)

Entonces, una vez que las enzimas son expuestas al calor, ya no son capaces de proporcionar la funcionalidad para la que fueron diseñadas. Los alimentos cocinados contribuyen a la enfermedad crónica, debido a que su contenido enzimático está dañado y por lo tanto nos obliga a hacer nuestras propias enzimas para procesar el alimento. La digestión de los alimentos cocinados implican el uso de valiosas enzimas metabólicas para ayudar a digerir los alimentos. La digestión de los alimentos cocinados exige mucha más energía que la digestión de los alimentos crudos. En general, los alimentos crudos son mucho más fácil de digerir  ya que pasan a través del tracto digestivo en 1 / 2 a 1 / 3 del tiempo que le toma a los alimentos cocinados.

El consumo de alimentos con enzimas muertas coloca una carga sobre el páncreas y otros órganos y les hace trabajar demasiado, lo que eventualmente agota estos órganos. Mucha gente poco a poco pone en peligro su páncreas y pierden progresivamente la capacidad de digerir los alimentos después de una vida de  solo ingerir de alimentos procesados.

Pero sí puede  cocinar a vapor o hacer un escaldado si desea que su alimento por lo menos este caliente. Blanquear o escaldar es la acción de pasar un alimento por agua hirviendo unos minutos (entre 10 a 30 segundos), los más entendidos luego de retirar el alimento del agua hirviendo le sumergen en agua helada para detener su cocción.
Puede también usar un termómetro para alimentos y puede cocinarlos a una temperatuta no mayor de 118 grados. Hasta esta temperatura, no va a hacer demasiado daño a las enzimas en los alimentos.