Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Consejos para una alimentación sana

Consuma una alimentación variada. Esto es importante para asegurarse de ingerir todos los nutrientes necesarios. También es bueno animarse a probar nuevos alimentos, hay personas que han pasado la barrera de las cuatro décadas y nunca han probado un brócoli o una palta.

– Aproveche los productos de estación. Comer frutas y verduras de estación tiene una doble ventaja, ya que son menos costosas y además de alta calidad porque son frescas y no han sido sometidas a procesos de conservación.

– Coma con moderación y equilibradamente. Comer en exceso no es saludable, y a largo plazo puede traer problemas de obesidad y una elevada tasa de colesterol en la sangre.

– Evite el exceso de grasas saturadas. Aquellas que tienen origen animal, ya que elevan el colesterol y producen obstrucción de las arterias y predispone a accidentes cardiovasculares. Por ello evite consumir: la piel del pollo, crema y manteca en exceso, grasa de la carne, grasa que se forma en la superficie de sopas y otras preparaciones.

Evite el exceso de sal. Ya que la misma contribuye a la retención de liquido y produce hinchazón.

Evite el exceso de azúcar. Suma calorías sin aportar ningún nutriente.

– Consuma alimentos ricos en fibras. Cumplen funciones depurativas y aseguran un buen transito intestinal.

– Tome un mínimo de 2 litros de agua por día. Eso desintoxicara su organismo y mantendrá su piel bien hidratada.

Modere el consumo de bebidas alcohólicas. Suman calorías y no están prescriptas en una dieta saludable.

Evite los alimentos altamente industrializados. Como ser: fiambres, conservas industrializadas, aderezos industrializados. Golosinas, helados, gaseosas, productos de copetín, jugos de frutas industrializados.

No haga vida sedentaria. Una alimentación sana y equilibrada encuentra su complemento lógico en una vida no sedentaria.



Un comentario